miércoles, 3 de agosto de 2011

Él (Vol. 2)

Íbamos a matarlo, esa era nuestra misión, esas eran nuestras órdenes. Nadie quería capturarlo, no nos interesaba, solo queríamos hacer nuestro trabajo, rápido, sencillo y eficaz.

“Mike” se situó sobre el árbol más alto que había frente a la entrada de la mina abandonada mientras que "Kilo" situó una mina a unos 8 metros de la salida de la mina abandonada y se acomodó sobre un árbol que tenía buena visión hacia ésta, preparado para hacer explotar la mina en cuanto aquel ser que buscábamos saliera de su guarida. Al caer la oscuridad, también cayó la niebla sobre los árboles y al segundo siguiente se hizo el silencio, profundo, completo y ensordecedor silencio.

Todas nuestras armas apuntaban, con su visión nocturna e infrarrojos a la salida de la mina abandonada, nuestros pulsos subían ante la espera y la incertidumbre. "Alfa" también lo sentía. Había estado en diversos combates, Nicaragua, Somalia, Afganistán y la ex Yugoslavia, combates en los que conocía a la perfección al enemigo, dónde sabía que les esperaba. Pero ésto era distinto. No saber a ciencia cierta a qué se enfrentaba, ni cómo atacarlo lo ponía hasta cierto punto nervioso, tenso. Y sabía perfectamente que nosotros lo sentíamos también por eso emitió una sencilla y corta orden "mantengan posiciones, no se desesperen".

Los minutos parecían correr sumamente lento, la incertidumbre empezaba a convertirse en un enemigo más a vencer. Esperamos, habíamos estado haciéndolo un poco más de una hora, aunque la ansiedad había hecho que esa hora parecieran tres o cuatro y de un segundo a otro, el ambiente pareció hacerse más pesado, el aire se volvió más denso y frío.

Recuerdo perfectamente que un ligero temblor recorrió mi espina dorsal, y de pronto, escuchamos un golpe, algo parecido a un zarpazo, y un sonido como de huesos rompiéndose seguido de un leve gemido y tres segundos después, “Mike” golpeó el piso, cayó de cabeza con el pecho ensangrentado, fue ahí cuando me di cuenta que a la luz de la luna llena, la sangre brilla.

Quedamos más que atónitos. ¿Cómo era posible que algo hubiera llegado hasta el árbol dónde estaba “Mike”, que era el más alto, sin haberlo visto con visión nocturna e infrarrojos?

Después de pocos segundos todos disparamos hacía donde había estado “Mike”, tiros inútiles y malgastados ya que había absolutamente nada ahí. Bajamos de los árboles y los que estaban escondidos salieron de sus escondites, todos corrimos hacía “Mike”.

El primero en llegar fui yo, porque estaba más cerca, quería auxiliarlo pero aquellas heridas que tenía en el pecho eran brutales y grotescas, mucho más de las que yo había visto en cualquiera de los combates que había presenciado, y eso que había visto mutilados, decapitados y torturados, pero había algo distinto en éstas heridas, algo que parecía inyectar miedo en alguien que, como yo, se creía incapaz de volver a sentirlo, así que quedé paralizado y me limité a protegerlo. Cuando llegó el “Doc” todos dimos un paso para atrás, apuntando hacía diversos lados, cubriendo al “Doc” que trataba de reanimar el cuerpo inmóvil del “Mike” y “Alfa” que veía su cuerpo por instantes sorprendido, y por otros volteaba hacía todos lados...


Black Lion

miércoles, 22 de junio de 2011

Él (Vol. 1)

Salimos a buscarlo, nunca olvidaré esa noche. A pesar de que algunos preferíamos que la búsqueda fuera durante el día, los altos mandos decidieron que era mejor emboscarlo de noche mientras cazaba. No sabíamos a ciencia cierta lo que era, lo cual alimentaba nuestros miedos y nuestra inseguridad, pero sabíamos que era conocido como el León Negro. Tampoco sabíamos si era uno solo o había varios de ellos. Lo que si sabíamos es que era la encarnación de la maldad y la crueldad, que no le gustaba matar simplemente, sino que hería a sus víctimas y las llevaba a su guarida, donde las hacía sufrir y que además de sangre y carne le alimentaba del miedo y del sufrimiento. Sabíamos también que era veloz, violento, ágil, despiadado y casi invisible, razones por las cuales preferíamos cazarlo de día, pero los altos mandos son los altos mandos y nosotros solo éramos peones.

En torno a él se habían creado leyendas, que si éra el mismo satanás, que si era un sabueso del infierno, que si en tiempos remotos había sido alguna vez un hombre que le había vendido el alma al diablo por riqueza y bienestar pero que después de un tiempo el precio a pagar era seguir viviendo solo si se alimentaba de las almas de personas en sufrimiento, en fin, toda clase de historias que la gente había creado a lo largo de los años tratando de encontrarle alguna explicación a lo inexplicable.

Ninguno de nosotros sabíamos los verdaderos nombres de los demás, mucho menos éramos amigos, es más ni siquiera nos habíamos visto antes, todo lo que sabíamos es que éramos un llamado grupo de élite dónde cada quién había sido nombrado bajo una letra del alfabeto militar, claro todos menos el médico, a ellos siempre les llaman “Doc”. El grupo estaba conformado por el comandante, llamado "Alfa", y seis soldados de diversas fuerzas especiales, de los cuales "Echo" era experto en comunicaciones, "Doc" al cual ya mencioné anteriormente y que por supuesto no podía ser más que médico, "Mike" especialista en armas de alto calibre y de largo alcance, "Kilo" experto en explosivos, "Delta" experto en inteligencia y contrainteligencia, y yo, "Bravo", experto en combate cuerpo a cuerpo, en el manejo de espadas y armas cortas.

Lo teníamos localizado en las montañas, donde suponíamos tenía su guarida en la mina abandonada que había en el área. La estrategia era que nos dejara un helicóptero sobre la mina poco antes del anochecer y tenderle una emboscada cuando éste saliera de ella, todos llevábamos visión nocturna e infrarroja, además de fusiles MK48 excepto "Alfa" que llevaba un M4, "Mike" que portaba un M 110 SASS y "Kilo" cuyo Mk48 llevaba integrado además un lanzagranadas M203, además de 2 minas.

Y así fue, cerca de las 1800 hrs un Chinook nos dejó sobre la mina, "Alfa" ordenó que nos dividiéramos en dos equipos, el equipo rojo integrado por el "Doc", por mi, "Bravo" y comandado por "Mike" el cual habría de desplegarse del lado norte de la mina, es decir a unos 35 mts frente a ésta y donde cada uno habría de situarse arriba del pequeño grupo de árboles que ahí había, y el equipo Oro, integrado por "Kilo", "Echo", "Delta" y liderados por "Alfa", el cual habría de desplegarse por el lado sureste de la mina que era el lado más alto y donde podríamos emboscarlo en conjunto...


Black Lion

martes, 11 de mayo de 2010

Sounds of Murder

Walking in the dark
in the cold, in the silence
heading to the gates
of what it is my home

Deamons in the night
staring at my bed
eyes red like blood
with a putrid smell

Tongless ghots of sin
crawling in my room
a black hole in my heart
death holes in my soul

Sounds of murder
blowing up my sealing
and the voice of evil
sourrounding my head

I´ll take my gun
and load it with blame
i´ll kill with a blade
i´ll kill with my hate...


Black Lion


viernes, 30 de abril de 2010

Into the Ground

I hate you at night
you seem so despicable
love is what i denie
blood is what i want

I´ll drive you into the ground
deep until i´ll take you to hell
blood blood blood blood
blood blood blood blood

Insane, i feel insane
rage, chaos and disarray
blood, i want your blood
i´ll drive you into the ground...

Black Lion

viernes, 19 de junio de 2009

El Deseo y La Sed (parte 2)

Cmino lentamente hacia mi, con la mirada fija en mis ojos, se detuvo frente a la mesa de centro, donde estaba su bebida, sin dejar de mirarme un solo momento, se inclino hacia al frente por su trago, dejando a propósito que su escote llamará mi atención, y ya con una sonrisa que delataba sus pensamientos, lo cual me hizo suponer que ya no traía ropa interior. Yo sonreí levemente sin esquivar su mirada y me incliné hacia adelante un poco, ella se quitó la liga que traía el el pelo y dejó que éste cayera suavemente sobre su hombro izquierdo. Ella se enderezó, le dió un buen trago a su bebida y caminó al costado izquierdo de la mesa, ya estando al costado de esta, se detuvo de nuevo y recorrió lentamente con la mano derecha su cuello, escote y vientre hasta llegar a donde terminaba el vestido sobre su muslo y sin dejar de mirarme subió provocativamente el pie sobre la mesa, jalando un poco el vestido hacia arriba.

Soy fetichista y adorador del cuerpo de una mujer, y lo que ella estaba haciendo en ese momento pueso en extrema alerta todos mis sentidos e instintos. Me levante lentamente y di dos pasos hacia ella, quedando justamente frente a aquella mujer. Desabotoné los dos botones superiores de mi camisa y la arremangue hasta mis codos. Luego, acaricie lentamente su pierna descubierta de la rodilla hacia arriba, y me percaté de que otra vez yo tenía toda la razón, no traía ropa interior. Después bajé la mano hacia la parte interior del muslo y apreté un poco, y ya para este momento su sonrisa había desaparecido y ahora se mordía suavemente los labios entre trago y trago.


Me senté de nuevo, tomé su mano y la atraje hacia mi, hice que subiera el pie al sillón y empece a besar humeda y lentamente desde su pantorrilla hasta su muslo. Ella puso sus manos sobre mi cabeza mientras gemía suavemente, haciendo la cabeza levemente para atrás con los ojos cerrados. Con la mano derecha acaricie desde la parte de atrás de su rodilla izquierda, hasta la espalda baja, pasando por la nalga y apretandola levemente, mientras ella empezaba a gemir un poco mas fuerte.


Bajé su pierna del sillón e hice que se girara noventa grados, me levanté y me paré detras de ella, luego puse mis manos en su cadera y la apreté fuerte contra mi, después empecé a morderle el cuello, los hombros y los lóbulos de las orejas, mientras ella agarraba mis muslos y nalgas con las dos manos. Pasados unos segundos me soltó, tomó con una mano su trago y con la otra la mía y me llevo a la cocina, donde tenía en el centro un desayunador para cuatro personas, casualmente sin algo sobre él. Se terminó el trago y se volteó para dejar el vaso sobre el microondas. Otra vez me pare detrás de ella, y esta vez no puse mis manos sobre su cadera, las puse en el interior de sus muslos, justo arriba de las rodillas, sobre la piel, y empecé a subirlas lentamente hasta sentir el calor y la humedad del templo de mis delirios, estaba completamente mojada, esta vez, la mordí un poco mas fuerte y sus gemidos comenzaron a ser un poco mas cortos pero mas intensos.


Subí la mano izquierda hasta sus senos apretándolos suavemente, sin mover la mano derecha de su lugar. Ella se volteó hacia mi y me quito la camisa y el cinturón mientras yo aflojaba su vestido y éste caí lentamente al piso dejándola completamente desnuda. Tenía uno de los mejores cuerpos que había visto en mi vida, sus senos, eran redondos y firmes, de pezones medianos y de areola un poco oscura, ademas tenía un pequeño lunar del lado izquierdo del seno derecho, justo donde terminaba la areola. Era de abdomen plano y firme, con la cintura perfectamente proporcional al tamaño de la cadera, las nalgas, como ya lo habia imaginado al tacto tambien eran firmes y redondas, grandes ya que no alcanzaba a abarcar una de ellas con la mano.


En fin...


p.st.








jueves, 15 de enero de 2009

El Deseo y La Sed (Parte 1)

Ayer, como lo hago una vez cada mes, salí a recorrer alguna calle en la noche, en busca de nada en particular. No me gusta salir buscando algo en específico porque me encierro en esa idea y si no encuentro lo que quiero, simplemente no quiero algo más, no importa si el deseo y la sed son mas fuertes que yo, si no voy a quedar satisfecho, prefiero seguir quemándome hasta no quedar completamente saciado.

En fin, caminé sin un rumbo fijo y con la mente en blanco, esperando que algo llamara mi atención. El cielo estaba negro, había pocas estrellas en él, o bueno, cuando menos desde donde yo estaba mirando, aunque tuve la buena suerte de tener la luna llena en todo su esplendor y justo frente a mi, lo cual hizo que la noche fuera propicia para satisfacer al maximo mi mas profundo y oculto instinto, ahora solo faltaba lo esencial ya que el contexto era perfectamente idóneo para la ocasión.

Fué una gran noche, ya que no necesité recorrer mas que dos cuadras para encontrar lo mejor que he encontrado en el ultimo medio año. Era un poco mas baja que yo, lo cual, para la media de las mujeres, era alta. Era morena clara, de piel suave, cabello ondulado, ojos negros a la luz de la luna, nariz, manos y rasgos finos, piernas largas y bien torneadas, cintura pronunciada y labios perfectamente definidos.

La seguí desde el otro lado de la calle, con la distancia suficiente para que no sintiera mi mirada devorandola una y otra vez. Después, entró a un bar, al cual, minutos después entre yo. La vi sola, sentada en una mesa al fondo del bar, tenia la pierna izquierda cruzada sobre la derecha, llevaba un vestido negro entallado, con un abertura del lado izquierdo, la cual me permitió ver desde la rodilla hasta los pies, los cuales, con esas zapatillas abiertas, para un amante de ese fetiche, eran perfectos.

Me senté a dos mesas de ella, y me dispuse a observarla un rato. Pedí un whisky en las rocas, mientras ella pedía un martini de manzana, lo cual de cierta manera llamó más mi atención. Espere unos minutos, para ver si esperaba a alguien, pero nadie llegó, entonces, decidí acercarme a su mesa, y con mi encantadora sonrisa le dije que si no le molestaba que le hiciera un poco de compañía, a lo cual ella, despues de meditarlo unos segundos, respondió que no le vendría nada mal.

Empecé a hablar un poco de mi, a manera de presentación, para generar un poco de confianza, y después, le pregunté un poco sobre ella, lo cual, tomó de una manera muy positiva y me empezó a contar algunas cosas.
Ya de cerca, me di cuenta de lo hermosa que era, sus ojos, a pesar de estar cargados con un poco de nostalgia y melancolía, brillaban casi como la luna, su sonrisa, ademas de cautivadora, era discreta, su voz era un poco mas grave de lo normal, pero la modulaba de una manera extraordinaria y sus ademanes eran totalmente adecuados a sus expresiones y a las cosas que hablaba.
La platica se volvió un poco mas abierta, estuvimos platicando alrededor de dos horas, yo con mi whisky en las rocas y ella con su martini de manzana, que después de unos cuatro o cinco, cambió por vodka con jugo de arándano, entonces fue cuando me di cuenta de su necesidad de ser escuchada, lo cual, para mi fin, era sumamanete bueno, asi que eso fué lo que hice.
Cerca de las tres de la mañana, y despues de varios martinis y vodkas con jugo de arandano, me dijo que ya era tarde, y me preguntó si yo traía carro, a lo cual, como dije desde el principio, respondí que no. Ella amablemente me ofreció llevarme a mi casa, y me dijo que su carro estaba a unas cuantas calles, porque venia de ver a una persona que vivía cerca de donde lo había dejado.
Salimos del bar y nos dirijimos hacía su carro. El aire frío, las copas y las zapatillas, hicieron efecto en ella, que empezó a caminar tambaleandose de un lado a otro y riéndose por ello, yo la tomé del brazo para ayudarla a caminar, y su risa, instantaneamente desapareció. Al llegar a su carro, sacó las llaves de su bolso, le quitó los seguros al carro y amablemente me abrió la puerta. Antes de subirme la miré a los labios, luego a los ojos, mientras ponía mi mano delicadamente sobre su cintura, ella se quedo inmovil un segundo, luego tomo mi cara y me besó lentamente, lo cual en realidad no me pareció bueno, ya que no me gusta encariñarme con las personas, asi que suavemente me hice para atrás sin quitar mi mano de su cintura y sonreí. Ella también sonrió y le dió la vuelta al carro para subirse. Ya arriba los dos, mientras prendía el carro, me pregunto si quería acompañarla a su casa a tomar otra copa, y yo dije que si. Todo iba saliendo de maravilla, de hecho mejor de lo que yo hubiera esperado.
Llegamos a su casa y pasamos a la sala, donde tenía un juego de tres sillones color camello, muy cómodos por cierto, una mesa de centro, dos mesas laterales y una pequeña barra, la cual daba también, por el otro lado, al comedor. Me dijo que la disculpara un momento, que los tacones la estaban matando, lo cual me provocó una sonrisa un tanto irónica y le dije que me lo imaginaba, despues me quite el abrigo y me senté en el sillón mediano, para que no tuviera mas remedio que sentarse a mi lado, mientras ella desaparecía en uno de los pasillos. Después de algunos minutos, regresó a la sala, sin abrigo, con el mismo vestido pero descalza, desmaquillada y con el cabello recogido con un medio chongo, lo cual dejaba al descubierto su largo y exquisito cuello, en realidad no cabía duda que esto se estaba poniendo cada vez mejor....
Black Lion

jueves, 30 de octubre de 2008

Murderer Hands

The day came with nothing in it
what i left behind now has come again
i tried to start over far away from here
i tried to wash away the blood of my hands

The hours passed by near the light
i thought i could hide in another eyes
but now i see i can´t bury the past
now i see mine are murderer hands

Was the hell i was thinkin´ about?
i´ll never denie again what i am
i am not a saint and i am not an angel
i am an assessin devouring his prey

I like the night i like the dark
solitud to live with what i am
burning bones and ashes in my house
mine are murderer hands...


Black Lion

lunes, 25 de agosto de 2008

Soy un cúmulo de sentimientos encontrados en tu corazón
Soy todos y cada uno de tus demonios
Soy la flor que te manda quien te padeció
Soy tu mal karma
Soy el fantasma de tus victorias
Soy tu gesto de dolor

Reconóceme, recuérdame, témeme, ódiame
Me perteneces, eres… eras mi deudor
Soy tu, eres yo
Soy tu Némesis,
Mira mis ojos
Reconóceme, recuérdame, témeme, ódiame
Soy yo,
Soy el negro león.


ducalvario

miércoles, 20 de agosto de 2008

Those Were

Those were my last dreams
now my night is full of nightmares
of open wounds drowned in alcohol
of lonely traces of dying eyes

Those were my last thoughts of love
now my days are full of greed and hate
of ghoulish figures in the middle of the light
of wet ashes of the ones that have died

Those were my last words of hope
now my mouth is full of decadence
of dry blood and rotten flesh
of murderer swords and nothing of shame...


Black Lion

jueves, 14 de agosto de 2008

Hard Headed

What are you looking motherfucker?
Do i look like i fuckin´ care?
Are you sure you want me to hate you?
Do you think i´m scared?

I am not that blind son
i can see it in your eyes
you are so fuckin´frightened
i can smell your shit

Your hands are shakin´ bastard
you can barely speak
you are just a common asshole
you are nothing to me

So what are you looking fucker?
do you think i´m scared?
do you want me to hate you?
do i look like i fuckin´ care?